Saltar al contenido
Simit consulta multas.

¿Cómo apelar un comparendo de tránsito en 2023? Acá le contamos

Cuando la Injusticia Toca Tu Puerta: Mi Viaje a Través del Comparendo de Tránsito

Cuando la Injusticia Toca Tu Puerta: Mi Viaje a Través del Comparendo de Tránsito

Era un día como cualquier otro, o al menos eso pensé hasta que vi las luces intermitentes en mi retrovisor y sentí mi corazón hundirse. La sorpresa de recibir un comparendo de tránsito me dejó atónito, especialmente porque estaba convencido de no haber hecho nada malo. Pero ahí estaba, enfrentándome a una situación que jamás imaginé: ser víctima de una infracción que no cometí.

Recuerdo la frustración inicial, esa sensación de impotencia y la idea de que quizás debía resignarme a aceptar una sanción injusta. Sin embargo, algo dentro de mí se negaba a rendirse. Fue entonces cuando decidí empoderarme, recordando que, bajo el amparo de la ley colombiana, específicamente el artículo 136 del Código Nacional de Tránsito Terrestre, tenía derecho a luchar por mi inocencia.

Me aferré a la posibilidad de defenderme, de ser escuchado en una audiencia pública donde podría presentar mis argumentos y pruebas. La idea de acudir ante el funcionario y exponer mi caso me devolvió la esperanza. No estaba solo en esta batalla; la ley me ofrecía un camino a seguir.

El proceso, aunque intimidante al principio, resultó ser más accesible de lo que imaginaba. No necesité un abogado para solicitar una audiencia; solo tuve que acercarme al sistema o centro integrado de servicios más cercano. Allí, manifesté mi deseo de impugnar la infracción. Esperar a ser citado para la audiencia fue un período de ansiedad, pero también de preparación. Sabía que esa era mi oportunidad para hacer oír mi voz, para demostrar que la verdad estaba de mi lado.

Durante la audiencia, cada momento fue crucial. Presentar mis pruebas y argumentos de manera clara y concisa fue el resultado de días de preparación. Pero más allá de la estrategia legal, estaba compartiendo mi historia, defendiendo mi integridad.

El camino para apelar el comparendo no estuvo exento de obstáculos, pero me enseñó sobre la importancia de conocer nuestros derechos y cómo ejercerlos. También descubrí que hay diversas razones válidas para impugnar una multa, desde procedimientos incorrectamente aplicados por los agentes de tránsito hasta errores en las fotomultas.

Este viaje no fue solo sobre impugnar una multa; fue una lección de perseverancia, de cómo enfrentarse a la adversidad con determinación y cómo, incluso frente a la burocracia y el escepticismo, la justicia puede prevalecer. A quienes se encuentren en una situación similar, les digo: no están solos, y sí, es posible defenderse. La clave está en no perder la esperanza y en estar preparados para demostrar su inocencia.